Para sobrevivir y prosperar en el siglo XXI, las empresas deberán desarrollar un nuevo paradigma de liderazgo, que adopte el bien común global en lugar del interés propio individual. Este paradigma debe basarse en un liderazgo guiado por la visión e impulsado por valores, que tenga como objetivo no solo el éxito de la empresa, sino también el bienestar de todas las partes interesadas, incluidos los empleados, los clientes, los inversores, los socios, la sociedad y el medio ambiente. 

 

El primer requisito para un líder de nuevo paradigma es una fuerte capacidad de liderazgo propio. El segundo requisito consiste en desarrollar la capacidad de liderar a otros sacando lo mejor de cada miembro del equipo, apoyando su crecimiento profesional y ayudándoles a desarrollar sus habilidades de dominio personal.

Desde la llegada del Homo sapiens a la escena evolutiva, ha habido seis etapas de evolución social. Cada una de ellas requirió un nuevo tipo de liderazgo. La siguiente etapa de evolución es la llamada "Conciencia de Humanidad", y el proceso de evolución social ha forjado un nuevo tipo de liderazgo para gestionarla.

 

Este curso te ayudará a comprender los fundamentos y las premisas de este Nuevo Paradigma de Liderazgo.



Para liderarte a ti mismo necesitas entender cómo funciona tu mente, comprender el impacto de tus acciones en otras personas y reconocer la influencia de tus formas de pensar y actuar sobre tu equilibrio interno.


Para ser más consciente de ti mismo, necesitarás comprender la etapa de desarrollo personal en la que te encuentras, desactivar las creencias limitantes que te están frenando y resolver los temores que sustentan esas creencias, para manifestar tu auténtico ser y realizar tu potencial.


Liderar un equipo o cualquier otro grupo de personas no es lo mismo que liderarte a ti mismo. Requiere más competencias y diferentes habilidades.

 

Así como aprendiste a crear las condiciones para facilitar la realización de tu potencial en el curso “Liderándote a ti mismo”, en este curso aprenderás a crear las condiciones para que un grupo de personas (tu equipo) pueda encontrar su realización individual y colectiva en tu organización.